Expressa-Arte

domingo, 10 de octubre de 2010

Trencito

Locuras sin ton ni son pertenecientes a Daike Rucker.

ADVERTENCIAS: Por su salud psicológica recomendamos no intentar esto en casa,
o en el colegio, o en el trabajo... bueno, mejor simplemente no lo intente.
Y si ya estamos prohibiendo, mejor no lea que seguro tiene algo más interesante que hacer.

¿Nunca has sentido que todo el universo parece confabulado? No, no me refiero a que todo se confabula en tu contra. Simplemente, todo está confabulado para que no logres escapar de lo que quieren que hagas, sea bueno o malo. Es como si al nacer te embarcaras en un tren que recorre el infinito de cabo a rabo, llevándote a cuestas. ¿Y la única manera de escapar? Pues saltando por la ventana y desterrarte de aquel mundo. Y eso ya es imposible por culpa de esos repentinos saltos que te impiden llegar a la ventana. Y de pronto, cuando te resignas a quedarte y le tomas el gusto, un nuevo salto te hace volar directamente fuera del vagón.

¿Conclusión? Pues que es imposible escapar por voluntad propia, porque el trencito te empuja hacia donde quiere con sus caprichosos brincos, pasando por alto tus intenciones sin consideración alguna. Simplemente, todo está tan fríamente calculado que es una estupidez tratar de oponerse a ello. No nades en contra de la corriente. ¿Desesperanzador?

Pero la verdad, es que por más macabro que suene no es tan terrible. Porque en aquellos vagones de constante movimiento también hay gente como uno, que a veces trata de escapar, que otras se conforma; y al final uno termina divirtiéndose con ellos. Es como cuando vas al colegio: te obligan a aprender, pero nadie te impide formar amistades y divertirte. Y a eso le llaman ver el vaso medio lleno. O un cuarto de lleno. O quizá menos… Pero eso no es lo que importa. Lo importante es apreciar que tenemos al menos media gota. Es mejor que nada, ¿No crees?

Pero si lo ves medio vacío, o tres cuartos vacío, o lo que sea… aunque esté lleno a rebosar (cosa que no creo que ocurra) seguirás viendo que “podría caber media molécula más”. ¿No es estúpido? Lo malo es que todos somos así. En mayor o menor grado, claro. Pero somos así esencialmente.

Como decía, el tren es demasiado quisquilloso como para dejar que veamos el mundo color rosa sin ningún mal. Después de todo, para algo sirven esos saltos: para deformar lo bueno. Pero nuevamente me voy muy al lado negativo. Porque los saltitos también pueden enderezar lo malo. Simplemente, los saltitos cambian realidades. Y esto puede ser bueno o malo. Nuevamente, depende si ves el vaso medio lleno o medio vacío.

¿Por qué existen injusticias en este vehículo eterno? Pues porque le gusta ponernos a prueba. Nadie es 100% inocente. Nadie es 100% puro. Nadie es 100% corrupto. Nadie es 100% malvado. Es como el negro y el blanco: una fantasía. Así que no me vengan con que alguien no se lo merecía. Aquí, todos nos merecemos lo que tenemos: solo es cosa de descubrir el motivo que nos acredita.

¿Y quieres saber algo más? –no, probablemente no pero no importa– en la vida no todo es felicidad y tristeza porque lo merecemos; muchas veces es felicidad y tristeza porque al trencito se le da la gana de ponernos a prueba, de ver si somos capaces de seguir bailando entre tantos saltos, de seguir conversando cuando amenaza con descarrilarse y si somos capaces de tomarlo todo con calma cuando serpentea entre colinas. ¿Entiendes? Puede que simplemente quiera ver como reaccionas, si lo logras superar. Porque si sobrevives, serás mucho mejor… y si no lo logras, tendrás que esmerarte mucho más para la próxima.

Solo esperemos que no decida lanzarte por la ventana por inútil.

Nah, no es para tanto. Solo digo que te tienes que esforzar, que no todo es un regalo/castigo divino. ¡Por favor! Dios fue creado por el hombre y a su semejanza. Porque sí, es posible que haya una fuerza que lo abarque todo mucho más allá del mundo dentro de los vagones y posiblemente controle al mismo trencito como este nos controla a nosotros… pero no tiene forma de señor de edad con barba que se pasea desnudo y que vive en las nubes rodeado por un séquito de ángeles con alas blancas, aureola y arpa. Tampoco es como que si compras una super máquina perforadora logres llegar al infierno con un diablo rojo con cuernos que se la pasa bailando carnaval. Y perdonen si ofendo, pero dudo que sea así.

Así que no hay un ser superior que te “mira” y te manda bajo tierra mediante una súper grieta aparecida de la nada.

Se tu mismo, sigue tus creencias y no te dejes engrupir por cualquier persona. ¡Pero tampoco la desprecies! Una religión, una creencia y/o una filosofía de vida se crea en base a muchas teorías distintas, tomando un poco de acá y un poco de allá… ¡No es más que cocinar y experimentar! Si te equivocas de receta, te envenenas y listo… Nah, no es así, solo estoy bromista. Toda receta se puede enderezar. La cosa es prestar atención a cual es el ingrediente que te falta e incorporarlo. Y no esperes obtener el mismo producto que el del horno vecino.

¿En qué iba? Ah, sí. Si lo haces mal, lo más probable es que aún lo puedas volver a hacer una y otra vez, hasta que lo logres. ¿Crees en la reencarnación? Yo sí, pero no como se plantea en todas partes. Tómalo como que cada vez que logras superar un objetivo, pasas al próximo vagón, acerándote cada vez más a la locomotora. Si de un brinco te lanzan por la ventana, ten por seguro que ese ente que controla todo te recogerá y te permitirá volver a empezar… eso sí, desde el vagón de más atrás. Esto es como el 1, 2, 3, momia es. Si haces algo mal, vuelve a intentar. Si le coges el truquillo (debe de ser uno bien escondido que no se dónde está) lo más probable es que vallas cómo avión… bueno, como avión no por que dudo que quepa dentro del tren…

En fin… no creo que esto tenga una estructura demasiado organizada. Simplemente, es un monólogo sin sentido (o quizá con mucho, quien sabe). Si estás leyendo aún, te recomiendo que comiences a ocupar tu tiempo libre en algo más productivo. ¿Te repito lo que siempre me dice mi papá? Deja en paz la filosofía barata.

En realidad, no se con qué cara doy esa recomendación (probablemente con mi cara de siempre, que no conozco otra) por que yo soy la primera en iniciar este tema… Pero bueno, mejor me voy antes de que te quedes dormido frente a la pantalla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada