Expressa-Arte

martes, 16 de noviembre de 2010

viernes, 12 de noviembre de 2010

Libro Azul







































Por: Anais Barrera.






miércoles, 3 de noviembre de 2010

...Debes callar...

Por Daike Rucker


Debes callar, si a las estrellas deseas llegar

Debes reír, si el calor de tu alma deseas sentir

Debes soñar, si el límite no deseas respetar

Debes llorar, si tus penas necesitas desahogar

Debes observar, si alguna enseñanza pretendes incorporar

Debes bailar, si tu cuerpo deseas liberar

Debes serenarte, si algún obstáculo amenaza con frenarte

Debes amar, debes sufrir, debes observar una vida de principio a fin...

...Para poder vivir


miércoles, 13 de octubre de 2010

Todo es tan retorcido
Todo es tan controlado
Todo es tan distorsionado
Tan cambiado
de su forma original.

Ciegos
sin poder ver
mas allá del horizonte impuesto
hay un lugar
donde no existe ningún mal
mas allá del necesario
para equilibrar la felicidad.

Quiero ver
Quiero sentir

No lo establecido
No lo que a simple vista es.

Si seguimos en esta burbuja
la verdad no nos liberará.

Quiero vivir
y no morir
sin antes encontrar la paz.

domingo, 10 de octubre de 2010

Trencito

Locuras sin ton ni son pertenecientes a Daike Rucker.

ADVERTENCIAS: Por su salud psicológica recomendamos no intentar esto en casa,
o en el colegio, o en el trabajo... bueno, mejor simplemente no lo intente.
Y si ya estamos prohibiendo, mejor no lea que seguro tiene algo más interesante que hacer.

¿Nunca has sentido que todo el universo parece confabulado? No, no me refiero a que todo se confabula en tu contra. Simplemente, todo está confabulado para que no logres escapar de lo que quieren que hagas, sea bueno o malo. Es como si al nacer te embarcaras en un tren que recorre el infinito de cabo a rabo, llevándote a cuestas. ¿Y la única manera de escapar? Pues saltando por la ventana y desterrarte de aquel mundo. Y eso ya es imposible por culpa de esos repentinos saltos que te impiden llegar a la ventana. Y de pronto, cuando te resignas a quedarte y le tomas el gusto, un nuevo salto te hace volar directamente fuera del vagón.

¿Conclusión? Pues que es imposible escapar por voluntad propia, porque el trencito te empuja hacia donde quiere con sus caprichosos brincos, pasando por alto tus intenciones sin consideración alguna. Simplemente, todo está tan fríamente calculado que es una estupidez tratar de oponerse a ello. No nades en contra de la corriente. ¿Desesperanzador?

Pero la verdad, es que por más macabro que suene no es tan terrible. Porque en aquellos vagones de constante movimiento también hay gente como uno, que a veces trata de escapar, que otras se conforma; y al final uno termina divirtiéndose con ellos. Es como cuando vas al colegio: te obligan a aprender, pero nadie te impide formar amistades y divertirte. Y a eso le llaman ver el vaso medio lleno. O un cuarto de lleno. O quizá menos… Pero eso no es lo que importa. Lo importante es apreciar que tenemos al menos media gota. Es mejor que nada, ¿No crees?

Pero si lo ves medio vacío, o tres cuartos vacío, o lo que sea… aunque esté lleno a rebosar (cosa que no creo que ocurra) seguirás viendo que “podría caber media molécula más”. ¿No es estúpido? Lo malo es que todos somos así. En mayor o menor grado, claro. Pero somos así esencialmente.

Como decía, el tren es demasiado quisquilloso como para dejar que veamos el mundo color rosa sin ningún mal. Después de todo, para algo sirven esos saltos: para deformar lo bueno. Pero nuevamente me voy muy al lado negativo. Porque los saltitos también pueden enderezar lo malo. Simplemente, los saltitos cambian realidades. Y esto puede ser bueno o malo. Nuevamente, depende si ves el vaso medio lleno o medio vacío.

¿Por qué existen injusticias en este vehículo eterno? Pues porque le gusta ponernos a prueba. Nadie es 100% inocente. Nadie es 100% puro. Nadie es 100% corrupto. Nadie es 100% malvado. Es como el negro y el blanco: una fantasía. Así que no me vengan con que alguien no se lo merecía. Aquí, todos nos merecemos lo que tenemos: solo es cosa de descubrir el motivo que nos acredita.

¿Y quieres saber algo más? –no, probablemente no pero no importa– en la vida no todo es felicidad y tristeza porque lo merecemos; muchas veces es felicidad y tristeza porque al trencito se le da la gana de ponernos a prueba, de ver si somos capaces de seguir bailando entre tantos saltos, de seguir conversando cuando amenaza con descarrilarse y si somos capaces de tomarlo todo con calma cuando serpentea entre colinas. ¿Entiendes? Puede que simplemente quiera ver como reaccionas, si lo logras superar. Porque si sobrevives, serás mucho mejor… y si no lo logras, tendrás que esmerarte mucho más para la próxima.

Solo esperemos que no decida lanzarte por la ventana por inútil.

Nah, no es para tanto. Solo digo que te tienes que esforzar, que no todo es un regalo/castigo divino. ¡Por favor! Dios fue creado por el hombre y a su semejanza. Porque sí, es posible que haya una fuerza que lo abarque todo mucho más allá del mundo dentro de los vagones y posiblemente controle al mismo trencito como este nos controla a nosotros… pero no tiene forma de señor de edad con barba que se pasea desnudo y que vive en las nubes rodeado por un séquito de ángeles con alas blancas, aureola y arpa. Tampoco es como que si compras una super máquina perforadora logres llegar al infierno con un diablo rojo con cuernos que se la pasa bailando carnaval. Y perdonen si ofendo, pero dudo que sea así.

Así que no hay un ser superior que te “mira” y te manda bajo tierra mediante una súper grieta aparecida de la nada.

Se tu mismo, sigue tus creencias y no te dejes engrupir por cualquier persona. ¡Pero tampoco la desprecies! Una religión, una creencia y/o una filosofía de vida se crea en base a muchas teorías distintas, tomando un poco de acá y un poco de allá… ¡No es más que cocinar y experimentar! Si te equivocas de receta, te envenenas y listo… Nah, no es así, solo estoy bromista. Toda receta se puede enderezar. La cosa es prestar atención a cual es el ingrediente que te falta e incorporarlo. Y no esperes obtener el mismo producto que el del horno vecino.

¿En qué iba? Ah, sí. Si lo haces mal, lo más probable es que aún lo puedas volver a hacer una y otra vez, hasta que lo logres. ¿Crees en la reencarnación? Yo sí, pero no como se plantea en todas partes. Tómalo como que cada vez que logras superar un objetivo, pasas al próximo vagón, acerándote cada vez más a la locomotora. Si de un brinco te lanzan por la ventana, ten por seguro que ese ente que controla todo te recogerá y te permitirá volver a empezar… eso sí, desde el vagón de más atrás. Esto es como el 1, 2, 3, momia es. Si haces algo mal, vuelve a intentar. Si le coges el truquillo (debe de ser uno bien escondido que no se dónde está) lo más probable es que vallas cómo avión… bueno, como avión no por que dudo que quepa dentro del tren…

En fin… no creo que esto tenga una estructura demasiado organizada. Simplemente, es un monólogo sin sentido (o quizá con mucho, quien sabe). Si estás leyendo aún, te recomiendo que comiences a ocupar tu tiempo libre en algo más productivo. ¿Te repito lo que siempre me dice mi papá? Deja en paz la filosofía barata.

En realidad, no se con qué cara doy esa recomendación (probablemente con mi cara de siempre, que no conozco otra) por que yo soy la primera en iniciar este tema… Pero bueno, mejor me voy antes de que te quedes dormido frente a la pantalla.

miércoles, 6 de octubre de 2010

Arcoiris Lunar

Lo has visto?
como se refleja en las aguas cristalinas
y despues se evapora y se eleva a su origen
como pequeñas estrellas regresan a su hogar
despues de haber brillado toda la noche
sin parar, brillando e iluminando las conciencias
de todos, como un calido abrazo
la fuente de la vida que nunca se acaba
muchos colores
aromas de fruta y flores
fluido como un rio
travieso como un duende
calido como el fuego
la mas fiel compañia de la luna
cuando lo veas, dile que lo busco
hace algun tiempo ...
si vas por el bosque por la noche
y te pierdes
no desesperes
que el arcoiris lunar te guiara
donde quieras ir
este suele aparecer
cuano las devas
entonan su canto elemental
el gozoso sale de su escondite
y danza al son del viento
luego da las gracias por aquel canto armonioso
y se queda acompañando a la luna
en su soledad.

Catalina Salazar

Noche Eterna

En este silencio absoluto
en esta oscuridad eterna
los arboles hablan a mis espaldas
suelo mojado
humedad en el aire
la luna dibuja un camino
claro y brillante
las ramas musgosas me señalan
las rocas me hacen caer
y voy bajando
o tal vez subiendo,
no lo se
solo se que voy a un lugar
pero el viento me empuja,
ya no veo la luna
los arboles alzandose sobre ella en las alturas
la enredan,
la opacan,
ya no se donde voy,
solo veo,
veo y camino,
topando con riachuelos,
barro y agujeros
el aire va tomando tonos rojos,
pero no amanece
es una noche eterna,
sin fin
sumban las estrellas,
volando entre los arboles,
y me enredan
y me anudan,
me atrapan,
soy luz
una más
soy parte de todo lo demas.

Mariana Zuñiga
Siente la energía, dejala ser
Atrae lo bueno, fuera lo malo
deja que las cosas fluyan

¡Vive!

como si fuera el ultimo día
amate a ti y al resto
no odies, ama, eres un iman
que atrae cosas buenas, agradece
lo que tienes, siente valor, siente
paz, y todo lo que tu quieras

¡Alegrate!

hoy es tu día no te amargues
por que el tiempo sana todo
no duermas para descansar, duerme
para soñar por que lo sueños
estan para cumplirse

¡Si puedes soñarlo
puedes lograrlo!

Julian
Tengo mucho sueño, me siento cansado, decaído, descompuesto, con sueño. Quizá sea solo una palabra pero significa muchas cosas, hay gente que tiene muchos otros pocos.

A mucha gente le cuesta asumir la realidad y la evade soñando, otros evaden sus sueños siendo realistas. Solo son distintas realidades en otro mundo, el mundo de los sueños.

Pero también existe el mundo de las pesadillas. Tristes, raras, horribles, reales... solo un miedo, muchas pesadillas. Un solo sueño, muchas realidades.

Buenas y malas.

Dulces y amargas.

Guillermo

martes, 10 de agosto de 2010




















Cuando la luz alumbra una sala oscura
inundandola de brillo
te vuelves ciego por un momento
o por siempre...

Cuando llega a ti
el lujo que nunca antes habías tenido
no sabes darle el uso apropiado
tienes algo tan grande entre tus manos
que no sabes manejarlo.

Si estás bien con lo que tienes
no pidas más
que quizás
no lo podrás controlar.

por: Vale E.

sábado, 17 de julio de 2010

Parfait Ville

En el corazón de Europa y a las puertas de Holanda existen aún las ruinas de un pequeño pueblo llamado Parfait Ville, que tal como su nombre lo indica fue la ciudad perfecta, la utopía deseada por tantos. Todavía en los días de sol, cuando la luz de la mañana baña las paredes derribadas, estas cuentan la historia de su caída a quien se disponga a escucharlas.
¿Prestas atención? ¿Sientes el rumor de estas paredes al hablar? Quieren que aprendamos la lección para dejar de construir sociedades predestinadas a fracasar.
Parfait Ville fue el sueño occidental; niños riendo y jugando sin temor, seguridad financiera por igual, educación de calidad, salud y una buena alimentación.
Todo esto fue logrado gracias al control total de la población, mientras los niños crecían aprendían los valores de la comunidad y se les inculcaba su moralidad. Cuando un adulto sobrepasaba la mayoría de edad y no compartía los ideales de Parfait Ville era inmediatamente expulsado de la ciudad. Además cada año se hacían limpiezas para detectar y exiliar la posible maldad. Lo mismo pasaba cuando se rompían las reglas de la comunidad, aunque Parfait Ville no restringía nada, excepto la crueldad hacia el prójimo. Casi todo estaba basado en lograr un equilibrio.
Se permitía la marihuana, el alcohol y el tabaco siempre y cuando tuvieran una sana y controlada devoción. Las drogas fuertes no, porque dificultaban la capacidad de bondad. El sexo se veía como algo natural y la orientación sexual como una decisión personal. Las violaciones, pedofília y bigamia no, porque entraban en la categoría de crueldad. Pasaba siempre lo mismo con los problemas que confundían a la sociedad.
Existían solo algunos temas con absoluta restricción, como la prohibición de religiones, equipos de fútbol, partidos políticos o asociaciones que promovieran la subdivisión del pueblo. Las autoridades creían que para lograr la perfección se necesitaban decisiones e ideales en común.
El alcalde era elegido cada dos años en una votación que incluía los 10 expedientes más limpios de Parfait Ville. Generalmente la votación solía ser unánime.
Fue en esta ciudad donde creció Emeline, una pequeña niña de pelo oscuro y grandes ojos grises. Era inteligente y perspicaz, tanto que a veces incluso lograba anticiparse a los hechos que ocurrían a su alrededor. A veces solía pasar largos momentos imaginándose mundos imposibles y creando su propia realidad imaginaria.
La sociedad quería exiliar a su madre, ya que después de una limpieza se descubrió que engañaba a su esposo y que en realidad Emeline no era hija de este, violando así la ley contra la crueldad hacia el prójimo. Puede que no fuese el peor crimen existente, pero las autoridades necesitaban el castigo para fomentar la obediencia y la bondad en la población.
Parfait Ville era una sociedad “perfecta” pero su seudo perfección traía consecuencias nada satisfactorias para algunos.
Emeline camino sin rumbo alguno con tal de alejarse de su ciudad, pero todas las salidas estaban cerradas con la excepción de la entrada principal, rodeada por gente.
Tenía tan solo ocho años y ya se había desilusionado por primera vez de su sociedad.
Comenzó a percatarse de algunos detalles mientras caminaba, la gente se notaba vacía y su felicidad no parecía real. Los jardines que siempre creyó tan perfectos en su mayoría eran de plástico y el cielo en vez de celeste claro se veía de un azul enfermizo. Veía las cosas desde una nueva perspectiva, una no muy agradable.
Camino y camino hasta encontrar un pequeño río que corría hacia el pueblo, en este había peces de muchos colores, pero a la vez muy similares. Estos eran arrastrados por la corriente hasta un lago artificial donde los habitantes de Parfait Ville pescaban para decorar sus acuarios. Llamo su atención en especial un pececito verde sumamente común, ella misma había pescado uno similar semanas atrás junto a su padre. El pececito deambulada perdido y sin rumbo alguno, intentando escapar del destino que otros seres le tenían planificado.
Fue en ese momento cuando algo nació en su interior, debía haber una palabra para describir esa acción, la misma que el pececito hacia para que la corriente no se lo llevara y que ella consideraba necesaria como consecuencia del castigo aplicado a su madre.
Muchas ideas cruzaban su mente en ese momento, ideas que iban mucho mas haya de si era injusto o no que su familia se destruyera para dar un ejemplo al resto de la sociedad. Ideas que definitivamente no eran normales en una niña de ocho años. Había algo que inquietaba en su forma de mirar. En sus gestos ya no había inocencia sino la
Tranquilidad de desvelar un recuerdo dormido durante casi toda su existencia
Mientras Emeline divagaba un niño se acerco silenciosamente para preguntarle que le sucedía, a lo que Emeline respondió con toda tranquilidad:
-Observa a estos peces Math, son como nosotros. Como todos nosotros.-
Math tenia once años, era uno de lo mejores estudiante de L’ecole Generalle de Parfait Ville y un modelo a seguir en cuanto a bondad. Estas eran las únicas razones por las que seguía en la ciudad ya que desde hace unos meses las autoridades habían empezado a tomar conciencia de sus repentinos cambios de ánimo, falta de felicidad y de la mirada decidida que expresaban sus ojos. Había sido durante una visita a la corte donde ambos se habían conocido.
-Lo se Lin, desde hace varios que meses vengo aquí, te entiendo. No nos gusta esta sociedad ni el futuro que nos espera, conocemos algo que los adultos perdieron y que nuestros amigos tienen escondido en algún rincón de sus mentes. Puede que sea una acción o definición, yo no lo se. Acaso tu si Lin?- Pregunto Math con una expresión indescifrable en el rostro.
-No, no lo se.- Emeline se dedico unos segundos a escuchar como caían las hojas, para luego continuar – Pero lo que si se es que nunca encontraremos las respuestas aquí, donde todo es superficial. Decidí irme Math.-
- Me iré contigo, yo también decidí irme hace mucho, pero esperaba a que alguien mas lo comprendiera.-
Math y Emeline se dirigieron hacia la ciudad y algunos niños se acercaron a preguntar que sucedía. Al escuchar sobre los peces en el rió y ver sus expresiones sintieron también como algo se despertaba en su interior y se unieron a la marcha.
Cada vez se unían más y más infantes y cuando alcanzaron la entrada principal ya eran la totalidad de los niños de Parfait Ville los que seguían a Alex y Emeline, algo raro les estaba pasando.
Los padres se extrañaron de su actitud, no comprendían que los hubiesen abandonado sin ninguna razón aparente.
Lentamente y sin ningún apuro, fueron desapareciendo de la vista de sus padres. Ninguno intento obligarlos a quedarse, por que no se les ocurría ninguna forma bondadosa de hacerlo y repentinamente se encontraron sumidos en la confusión.
Los adultos nunca volvieron a ver a los niños después de que salieron de la ciudad, mas por desgracia su recuerdo viviría mientras alguien recordara aun sus nombres. Algunos padres buscaron día y noche a sus hijos mientras otros intentaron en vano remplazarlos, pero ninguna mujer volvió a quedar encinta y ninguna familia se reunió de nuevo. Tal vez la naturaleza no quería que se cometiera el mismo error otra vez.
Pasaron los años y se fue la vida en Parfait Ville, Muchos padres murieron de pena y los que no tenían hijos murieron a su determinado tiempo.

Fue así como al pasar los años Parfait Ville desapareció, pero las ruinas quedaron como moraleja y todavía en los días de sol cuando la luz de la mañana baña las paredes derribadas estas cuentan la historia de su caída a quien se disponga a escucharlas.

por: Anaïs B.

martes, 6 de julio de 2010

La Venganza

En el Pueblo de San Andreas dos hermanos (Ken y Chuky) drifteando a lo largo de las curvas, pasando gloriosamente en su Nissan Skyline r34 y en el Nissan Silvia S15 y haciendo como cada día en su rutina que consistía en, Levantarse, arreglar sus autos, salir de su taller mecánico almorzar tomarse unas latas de Red Bull o de Speed y salir a driftear buscando retos o desafíos.
Cada día corrían contra otros, tenían tanta experiencia que hasta incluso cuando les ganaban, ellos seguían siendo los mejores, y cuando drifteaban en pareja (ósea los dos juntos) hacían el mejor twin* del mundo, nadie superaba sus coreografías, se podría decir que eran los mejores del mundo. (Twin*: Twin se refiere cuando 2 personas hacen una misma acción al mismo tiempo y de la misma manera).
En la cuidad de San Andreas habían lugares especiales, los cuales los corredores callejeros usaban para conducir, por mucho que fuera ilegal. Cada uno de los lugares tenían nombre estos eran: “Sakina”, “Ebisu”, “Akagi” y la “Robada Pass” que le llamaban asi porque precisamente había sido robada de su dueño. Todos y cada uno de los corredores en los cuales corrían en estos lugares, ya habían sido derrotados tanto por Chuky como por Ken. Estos 4 Lugares tenían un dueño, que gracias a el se habían construido, la intención de el era que cualquiera pasara por hay, pero lo había construido especialmente para el Drift. Lamentablemente el objetivo del creador era lograr tanta fama, que todos pensaran “El es el mejor Drifter del Mundo”. Pero Chuky le había ganado unas cuantas veces y Ken también. El dueño, era un tipo desagradable, siempre luciéndose, su nombre: “Sentinelerk Padddyski” (Pero el era conocido como “Sentinel” el se creía el mejor de los mejores, pero todos sabían el o los mejores eran Ken y Chuky. Al pasar un tiempo y tan indignado que estaba “Sentinel” decidió que cuando corriera o Ken o Chuky, algo haría para perjudicarlos y dejarlos mal ante todos.
Un día Sentinel miraba la pagina de youtube.com y nota que en una parte de la seccion automovilística esta un video llamado “La ultima carrera de Sentinel” EL INDIGNADO se mete a ver el video, y se da cuenta que un tipo llamado Lucas habia subido el video donde el perdía una carrera contra Chuky, esto lo dejo muy mal ya que en todos los comentarios salía: “Pienso que lo bueno de Sentinel son los mapas en su drift no es nada”, “Chuky si que derrapa en esa curva realmente nose que le ven a Sentinel”. Sentinel se enojo tanto que decidió negarle la entrada a Lucas a los 4 Mapas y a chuky intentaría pegarle y echarlo de todos los mapas.
Ken tenia muchos amigos y uno de ellos se llamaba Ryosuke, el cual le había comentado sobre el plan de Sentinel. Ken apurado va y le dice a Chuky. Los dos quedan impactados, chuky tendría que cambiar de auto y de nombre y nunca dar la cara , asi nadie lo reconocería.
Pasaron unas semanas y a Ken se le ocurre una excelente idea, retaría a Sentinel a una carrera a muerte, el ganador ganaría el auto del otro y los 4 mapas, y el perdedor perdería el auto, los mapas y seria expulsado por siempre de los lugares de conducción. Ken sabia que Sentinel era orgulloso así que no abría forma que dijera que no, de lo contrario quedaría mal enfrente de todos. Sentinel acepto, pero se le ocurrió la idea de poner aceite en el carril izquierdo de la pista, justo donde corría ken!, así al momento de correr Ken resbalaría y daría vueltas hasta chocar el auto y terminar la carrera como perdida.

La carrera empieza! y los corredores dejan marcas de ruedas por todas las curvas, Ken toma el ultimo puesto (una de sus técnicas para ver la técnica del oponente) llegan a las ultimas 5 curvas, pasara Ken a Sentinel?, van en la ante penúltima y Ken resbala con la mancha de aceite de Sentinel gira y gira todos preocupados por que no choque! muy asustado ken recuerda la técnica de “Breaking Drift”* y lo logra! pone el auto de frente, a perdido mucho ya que Sentinel lleva la delantera. (Breaking Drift* : Balancear el auto con el peso del chasis al momento de hacer la curva, de esta manera controlaría el auto en las vueltas que daba y terminaría el auto de frente) Van por la ultima curva y a Ken se le recuerda la tecnica de la Canaleta al lado de adentro de la curva, si la usaria pasaria a Sentinel Dejandolo atrás.




Ken lo hace en un intento de ganar! y todos miran como si fuera una cámara lenta Ken toma la canaleta mientras sentinel toma la curva derrapando……
Momentos de increíble adrenalina y Ken lo logra! toma la delantera!, todos saltan de alegría la carrera termina y Ken a ganado la carrera. Ken habla con Sentinel, le permite que se quede con sdu auto, pero los mapas seria dueño de Ken y de Chuky, ahora chuky y Lucas podrían volver al mapa a driftear como los hermanos que eran, Sentinel derrotado termino peor de lo que ya estaba.
Ken y Chuky crearon un grupo llamado ..::Black Crew::.. en el cual terminaron hasta el ultimo de sus días haciendo drift y tomsnfo sus Red Bull o Speed Energy Drink.

“No dejes vencerte por el que no puede ganarte”


Andr3s Cáceres....D1

:)


Por: Vale Escobar

¿
Quienes somos nosotros?
¿Qué derecho tenemos
a adueñarnos de todo?
¿Era nuestro deber?
¡No!
...y si así era
estamos haciendo un mal trabajo
No somos los mejores
No somos los indicados
y aún así gobernamos
que injusticia...
pero también nos auto-destruimos
¿Cuál es el propósito?
¿Este es nuestro mundo?
después de llevarlo al fin
lo dudo...

lunes, 5 de julio de 2010

Mi historia...


Escrita con sangre y dolor
gracias al sufrimiento de otros
guerras y batallas
conquistas y dictaduras.

Si el pasado hubiera sido distinto
yo no existiría
ni tu.

Todo sería muy diferente
y a nadie le importaría
no extrañarían a quien nunca existió.

Escrita con progresos
con felicidad y coincidencias.

Puntos clave
en la línea temporal
hicieron que ahora
estemos en este lugar.

Escrita con sangre y dolor
con progresos y también destrucción
la historia pasada
construyó mi presente
y simplemente
tuve la suerte
de conocerte.

por: Vale Escobar

Sombras en la Oscuridad


Por: Vale Escobar

Primera parte


Se sentía cansada, todo su cuerpo le dolía, el aire era pesado, a penas si podía respirar. La oscuridad era absoluta.

Su desesperación crecía segundo a segundo.

Automáticamente comenzó a golpear los lados internos de la pequeña caja en la cual se encontraba. Era un golpeteo descontrolado, descoordinado. Lo intentó con todas sus fuerzas. El oxigeno se agotaba rápidamente. Su capacidad física se apagaba, tenía la intención de seguir, pero su poder mental también se esfumaba.


Caía tierra, había aire fresco, aire nuevo.


Despertó boca abajo sobre el pasto. Ya era de día, pero estaba nublado.

El olor era delicioso, una variedad eterna de aromas de flores.

El cansancio que sentía se reflejaba en sus parpados cerrados.

Giró sobre su propio cuerpo para quedar de espaldas en el pasto húmedo.

Respiraba con ganas, profundamente, como si fuera su último minuto en la tierra, pero no, no era así. Había logrado escapar, ganarle a la muerte, no quería caer tan pronto, no caería tan pronto.

Abrió lentamente sus ojos, disfrutando cada segundo en el cual la luz entraba, inundando todo de vida y de color.

Se sentía feliz, más que nunca, era algo que salía de lo más profundo de su alma. Quería reír, gritar de felicidad. Se sentía poderosa, victoriosa. Se sentía mas viva que nunca. Ya nada le dolía. Nada le hacía daño.

Los variados colores de las flores brillaban como nunca, a pesar de que las nubes grises no asomaban ni un rayo de sol.

Corría viento, el aire era fresco, pero eso a ella no le molestaba.

Respiró hondo y se incorporó, mirando a su alrededor, se dio cuenta de que se encontraba en la mitad de un claro, el cual estaba rodeado por un profundo y extenso bosque de pinos.

No se levanto a caminar si no hasta el atardecer, cuando las nubes se teñían de unos fuertes tonos de lila, rosa y naranjo. Era un paisaje hermoso, quizás el mas bello que ella hubiera visto.

La verdad era que no recordaba ni su propio nombre. Nada anterior al terrorífico suceso de la noche pasada.

La luz de la luna se abría paso entre las dispersas nubes, era una luna llena, que iluminaba todo el claro, dejándolo en distintos tonos de negro y gris.

Estaba tranquila, pero ya no sentía felicidad. Se encontraba desprotegida, en medio de un claro, sola, sin agua, sin comida y a varios kilómetros del pueblo.

Le aterraba la sola idea de tratar de salir del bosque y perderse en el intento.

No se atrevió a dar ni un paso mas allá de donde se encontraba.

Se recostó en el suelo, con un frío escalofriante, que la inundó de inseguridad, de miedo a la noche, de terror a las sombras en la oscuridad.

Un bello cantar de pájaros se escuchaba y hacía eco entre los árboles.

No recordaba el momento en el cual sus ojos se rindieron ante el cansancio. Se había quedado contemplando las estrellas, y las abstractas figuras que formaban en el oscuro cielo. “su primera noche”, o por lo menos la única que recordaba.

El día estaba nublado, era idéntico al anterior.

Ya no estaba feliz, solo la amargura de la soledad le hacia compañía, una compañía bastante irónica. A esto se le sumaba la impotencia de no recordar nada. Frustración, quería llorar, y solo preocuparse de su tristeza, pero no podía. Su garganta estaba seca, no recordaba cuando había sido la última vez que bebió algo. Su estomago crujía, las necesidades básicas tomaban el control de su cuerpo.

Decidió adentrarse en el bosque para buscar algún riachuelo y un par de frutos.

Se encontraba al borde de la fatiga cuando encontró una pequeña franja de agua que corría traviesa atravesando el bosque. La hizo sentir bien, le dio fuerzas para seguir, en busca de algo para comer.

Intentó no alejarse mucho del claro, el lugar mas familiar y “seguro” en el cual podía estar, parecido en cierto modo a un hogar. Luego de encontrar un par de frutas y beber mas agua volvió.

Ya estaba oscureciendo, las nubes en tonos rosa y anaranjado eran casi tan bellas como las del día anterior.

Se sentó sobre el pasto, hacía frío, corría viento helado, moviendo a los grandes pinos de un lado a otro. Recién ahí se percató de que solo llevaba puesta una polera manga corta, unos pescadores de tela muy delgados y unas zapatillas Converse.

Su ropa estaba sucia, llena de barro y otras sustancias que no pudo reconocer. Se tocó la cabeza, su pelo cobrizo estaba enredado, lleno de ramitas y hojas secas. Bajando por la nuca tenía un chichón, le dolía, y mucho.

Las dudas se sembraban en su interior, quería saber; quien era, cual era su historia, que le había ocurrido, como había llegado a esa caja bajo tierra. Eran algunas de las preguntas se hacía sin conseguir respuestas.

No consiguió dormir. Estaba desprotegida, sería presa fácil de cualquiera que quisiera hacerle daño. Sentía que la muerte la asechaba, buscando el momento preciso para atacar. Buscando su revancha.


El cielo despejado, el sol se asomaba a lo lejos entre los altos pinos. Estaba amaneciendo.

Ya podía contemplarlo en todo su esplendor. La aliviaba, la luz del día le daba un poco mas de seguridad.

Nubes grises empezaron a invadir el cielo rápidamente.

El paisaje volvía a ser igual que los días anteriores.

Quería salir de ahí, ir a un lugar mas seguro, lejos del desprotegido claro y tenebroso bosque. Pero para salir tenía que atravesarlos, cruzar junto a los murmullos del viento entre los grandes pinos.


Llevaba horas caminando, había recolectado frutas y tomado mucho agua.

Entre las ramas no se asomaba la luz, era todo oscuro. A ratos tomaba descansos, estaba agotada, no había dormido, y eso solo lo empeoraba.

Ya casi al anochecer vio luces a lo lejos, y sonrió. De nuevo la felicidad, la gratitud, lo había logrado.

Quizás algunos animales que jugaban entre los árboles, o el viento que le hablaba al oído. Tenía miedo. Comenzó a correr en dirección a las lejanas luces que aparecían entre los pinos. Más rápido, a menudo se tropezaba con raíces y ramas, pero siguió. Las luces estaban cada minuto mas cerca. Estaba a punto de salir, cuando sus pies se enredaron en una rama y cayó.


Tosió un poco y escupió la tierra que había entrado en su boca.

Aún era de noche, la luna estaba en lo mas alto del cielo, resplandeciente, era la única fuente de luz que iluminaba la calle.

Ella estaba en el suelo, al borde del bosque, unos metros mas adelante estaba la acera, casi a la salida del pequeño pueblo.

Se levantó lentamente, dando pasos suaves y cuidadosos.

Ya estaba en la calle, pero no quería hacer ruido, no quería que la gente la viera.

De vez en cuando pasaban autos, pero no se percataban de su presencia, era como si ella simplemente no existiera.

Agarrando confianza, caminó más segura entre las casas, que a esa hora refugiaban a sus habitantes dormidos.

Se sentía parte de la noche, una sombra en la oscuridad, sin que nadie, de los pocos que circulaban a esas horas de la noche, la viera.

Corría viento y el aire era fresco, pero ya no se sentí desprotegida como en el…

-¡AH!- fue un grito ahogado. Alguien le tapaba la boca, con una mano firme y a la vez delicada sobre ella y la otra la abrazaba por sobre los hombros, sujetándola para que no se escapara.

- Tranquila, soy yo, soy yo- susurró en su oído la tranquila voz de un joven.

Tenía el grito atrapado en su garganta y no lo podía soltar.

- yo sabía que tu estabas bien, lo sabía- le dijo, aliviado, como si le hubieran quitado una enorme carga de encima.

Gritó tan fuerte como pudo, desde lo más profundo de su alma.

Para el era algo desgarrador, pero hizo lo posible para tranquilizarla.

-¿si te suelto, te calmas?- Le rogó.

Asintió, desesperada por escapar.

Lentamente sus manos dejaron de hacer presión sobre ella, y con delicadeza y ágilmente la giró para quedar cara a cara.

-¡Melanie! Yo sabía, estaba seguro, pero nadie me creía. ¿Qué te pasó? ¿Dónde estuviste? ¡OH Melanie! Gracias a dios- La abrazaba desesperadamente, de vez en cuando tomaba su cabeza y la besaba en la frente. Estaba realmente feliz.

- ¡Déjame! ¡Aléjate!- le gritó ella- ¡Suéltame! ¡No se quien eres, no te conozco! ¡Aléjate!

-Melanie, soy yo, Daniel-.

miércoles, 30 de junio de 2010

Papá




Veo...
una luz muy pequeña
que se agranda cada vez más
hasta dejarme sin vision
y hasta que me doi cuenta
que estoy viendo dentro de mi corazón.

Luego comienzo a ver muchos colores
y siento muchos recuerdos que aun siguen latentes
y luego me doy cuenta que estoy viajando dentro de mi mente.

Extrañando los días en que sentía mucha paz
y corria, jugaba y saltaba
hasta no poder mas.

Encajaba el todos los mundos posibles
inclusive en el de mi padre
en el cual me cuesta encajar
y en el cual no me dejan entrar.

Recuerdo cuando me compraba chocolates y caramelos
y recuerdo cuando me atrapaban mis pesadillas
el venía y me calmaba y me evitaba los desvelos
ahora lo que hago es tomar agua y unas pastillas.

Pero no lo culpo
por que yo no hago mucho
y cuando el abre su corazón
y dice lo que piensa
yo me doi vuelta y no lo escucho

pero eso puede cambiar
con esfuerzo y cariño
y darle un espacio a sus ideas
y verle su cara de alivio
como cuando habla de cuando era niño.

Padre querido
este día es un regalo
de felicidad y ansias
y afortunadamente seguimos juntos en está vida
y por eso con todo mi ser doy las gracias.

Tiempo


La espera es eterna...
Este reloj fue maldecido
para no avanzar mas de la cuenta ...

Quien abra sido el que hizo
semejante enigma ...

No quiero pensar que pasaria
si alguien le quitara esta maldicion
que nos tiene en cautiverio
tranquilos ... o domidos ...
sedados con mil litros inyectados
con sufrimiento, dolor, sin precision y muy neutro...

El tiempo es como una caja de sorpresas
tiene diversos disfraces
te puede servir
no lo puedes desechar
la mayoria de la gente
es muy insegura y no aprevecha
el maldito y hermoso tiempo
pasa desapercibido
sin que lo noten.

El otro día te vi caminar y recorde
el tiempo juntos
pero este avanza
sin embargo
no avanza por nada.

Avanza por que nosotros queremos
y si se detiene es por que nosotros
somos relatividad absolta...

Tendencia pura ...

Miedo a avanzar ...
es lo que sentia yo...

pero no más...

por qué vas tan rapido ?
no puedo alcanzarte nunca
cada vez que te tengo cerca
te escapas de mis manos.

No dejes que te detengan...
y si detenerte es lo que necesitas
hazlo por un rato y no para siempre...

viernes, 25 de junio de 2010

Vampiros y Licantropos


...Leyendas...

...Vampiro y Licantropos...

Por: Daike Rucker

Tiempo atrás, cuando las criaturas aún vivían en armonía, existió un hombre con poderes increíbles. El destino había jugado con los genes y las personas, uniendo y separando, con el fin de que en este hombre, los poderes se manifestasen de una forma ni siquiera imaginada. Dicen, que él fue el padre de dos razas que moldearían fuertemente el futuro de su mundo.

Este hombre, tenía de madre un espíritu errante. El dolor de la separación y la agonía de seguir en el mundo sin estar viva, la habían llevado a cometer actos atroces. En su corazón había crecido el desprecio y el odio hacia toda criatura viviente, y pronto había comenzado a dominar los animales, entrando en ellos, obligándolos a acometer barbaridades. Ella, buscó como compañero un arcángel. Él, había sido desterrado hace ya tiempo de la gracia de Dios, y encontró en lo obscuro su verdadera pasión. Al encontrarse ambos, fantasearon con crear una raza poderosa, capaz de imponer su fuerza por sobre las demás razas y que, de esta forma, se vengasen de los vivos. Para esto, unieron sus poderes y, mediante magia negra, ella tomó la forma de un lobo y engendró en su vientre una criatura. Esta criatura, fue nuestro hombre.

Dicen que cada ser, al nacer, es tan puro como la naturaleza. Dicen, sin embargo, que poco le duró la inocencia al hombre, ya que la loba murió en el parto, y la espíritu errante, al verse despojada del cuerpo que le proporcionaba algo de paz, cayó presa de la furia y destripó al arcángel, que en ese desafortunado momento quería visitar a su hijo. La sangre y las entrañas cubrieron al recién nacido, quien por la impresión abrió la boca para gritar y únicamente logró tragar la sangre de su padre. Así, la maldad del arcángel se mezcló con la sangre del niño, que en un ataque que pretendía liberarlo, se transformó por medio de un doloroso proceso en un lobo.

La espectro huyó, ya que vio en su hijo una criatura más poderosa de lo que había imaginado, una que podría destruirla sin problemas. Así fue, como la criatura creada creció sin padres, obligado desde temprana edad a valerse por si mismo. En sus ansias de hambre, descubrió que su forma de lobo no era detectada por otros animales, y que la sangre de estos lo mantenía fuerte.

Creció y creció, y cuando llegó a hombre adulto, ya había perfeccionado y aprendido sobre sus poderes. Supo que la luna tenía poder sobre él, y que el día lo debilitaba de sobremanera. Supo que podía dominar a cualquier criatura con la mirada, inspirando terror con el mínimo gesto u ordenar por sobre cualquier voluntad. También, descubrió que la sangre era, de hecho, el único alimento que soportaba, que la de seres parecidos a él -con forma humanoide- era mejor que la sangre animal, y que le confería grandes sumas de poder al ser el elixir de la vida.

Con el tiempo, su soledad creció. Su nombre, ahora olvidado, creaba tal pavor que al poco tiempo hubo de esforzarse por conseguir nuevas víctimas, ya que su paso estaba marcado por el abandono del hogar de miles de criaturas de todas las especies. Los rumores corrían por todos lados, siendo cada uno más increíble que el otro. Se decía que mataba con una mirada, que podía esclavizar la voluntad y que se alimentaba del alma de todo ser vivo, que si te encontraba quedabas condenado a vagar eternamente, obedeciéndole, que comandaba un ejército de criaturas malévolas y que se volvía sombra para atacar sin ser visto.

La verdad de él, nadie la supo jamás, ya que nadie lo veía y salía con vida para contarlo. Y él, en medio de su odio por si mismo y por el resto, volvía cada vez más feroces sus ataques, matando sin piedad de las formas más horrendas. Y entre todas estas masacres, surgió de pronto una criatura que lo buscó.

Ella, era un hada de la tierra, corrompida cómo las había pocas (en especial de este elemento). Se dice que ella fue de las primeras en su especie en utilizar su magia para fines malévolos, experimentando con animales y plantas, traicionando sus principios y su raza. Se dice también, que ella vivía en las cuevas, y que en las profundidades de estas había encontrado profundas grietas que llevaban hasta el mismísimo infierno. Hay quien dice que ella fue Lillith, la primera mujer, desterrada del Paraíso por exigir igualdad. Hay quien dice que esta historia es, en cambio, una farsa para explicar su odio hacia Dios y su afición por el Diablo. Hay otros que aseguran que, dada su naturaleza, era imposible que hubiese sido realmente la primera mujer, ya que provenía del Exilio.

¿La verdad? Pues es más que probable que todas las historias tengan algo de cierto. Que odiaba todo lo divino y reverenciaba lo obscuro y corrompido, totalmente cierto. Que fue ultrajada y humillada, desterrada de algún magnífico lugar, destinada a soportar eterna vergüenza, también está en lo correcto. Que la venganza se le presentó como una jugosa oportunidad, y que esta se le presentó en la maldad, es probablemente la parte más verídica de toda su historia.

Pero todo esto poco importa, pues lo único de importancia era que vio en este hombre a su pareja ideal. Un sanguinario y malévolo personaje, que al igual que ella -o por lo menos eso dicen- bebía la sangre de sus víctimas y poseía poderes sobrenaturales incluso entre los seres de fantasía. El único hombre que podría ser capaz de doblegar su rebelde espíritu, de apagar en ella la llama de desprecio hacia si misma, aquel que podría ver en ella su igual, el ser con el que podría atravesar la eternidad entre pecados, lujurias y violentas dominaciones. Por que supo que su alma, solo podría convivir con otra semejante, una con la cual competir, con la cual dañar y dañarse, con la cual materializar su venganza y a la vez vivirla en carne propia.

Y tal cómo ella lo predijo, cuando él la vio reconoció en ella la compañera con la cual atravesar la eternidad, la compañera que le proporcionaría los desafíos y retos que ningún otro mortal le ofrecía, y por sobre todo, alguien en quien sentirse conformado en cierta medida al comprobar que no era el único maldito.

Durante varios años la paz volvió a reinar, puesto que ambos ya no se interesaban en el pavor que podían generar, sino que en como hacer sufrir al otro y sentir el dolor que un igual era capaz de provocar.

Sin embargo, pronto en ambos corazones nació el deseo de dejar una descendencia igual o más feroz que la propia. Odiaban lo que eran, y en cada segundo trataban de hacerse daño para desahogarse, pero el amor por la raza propia era tal que pronto ni siquiera la compasión por las torturas que sus hijos podrían soportar les impidió que tomasen aquella firme resolución. Y en una noche sin luna, en medio del frenesí y a lujuria, ella quedó preñada del que había sido su único igual.

Durante varios años cargó con la carga, y en varias ocasiones estuvo a punto de perderla. Mas, cuando ya se cumplía el noveno año, una noche en que él salió a cazar por ambos, ella dio a luz entre las tinieblas de aquella noche de invierno. Y cual no sería la sorpresa del padre al regresar y encontrarse de que habían dos criaturas, de un tamaño bastante más grande que el de un nacido común, esperándolo a la entrada de la cueva. La madre alimentaba orgullosamente a sus criaturas, dándoles sangre de sus pechos en vez de leche.

Rápidamente, ambos muchachos -pues habían sido dos varones- crecieron y aprendieron las satisfacciones de la caza, de la piel desgarrándose, la sangre fluyendo y los músculos destrozándose entre sus dientes. Pocos años les tomó aprender las artes que habían heredado de su madre y su padre, y también pocos años les llevó el que naciese entre ellos una gran enemistad.

Sus nombres han quedado olvidados con el tiempo, y solo se les recuerda ya por las habilidades que desarrollaron cada uno. El primero de ellos -realmente no el mayor, pues ambos nacieron al mismo tiempo desgarrando a la madre quien se salvó solo por sus brujerías- encontró la satisfacción en la sangre de sus víctimas, y pronto comenzó a dejar de lado el resto del cuerpo. El segundo, en cambio, se interesó por la carne, que era más nutritiva según él y que proporcionaba mayor placer al desgarrar. Y al contrario de lo que se pensaría -de que ambos se complementaban-, se volvieron sumamente reacios a compartir sus presas.

Además, ocurría un hecho algo particular cuando cualquiera de los dos atacaba, y era el hecho de que la víctima en cuestión no solía morir, sino que permanecía en el limbo de los vivos y los muertos, perdiendo su voluntad y siguiendo a su atacante. Estos nuevos muertos vivientes adquirían algunas de las características de los hermanos, y los más poderosos se decía que aspiraban a lograr la conversión a animales. No había ninguna criatura que se salvase, y ya sea un gigante o un espíritu, perdían todo poder y característica para tomar la forma humana de esta nueva raza.

Cuando ambos hermanos llegaron a la edad madura, sucedió que un día se pusieron a discutir. La disputa pasó a amenazas y ya estaban ambos por atacarse cuando intervino su padre y su madre. La adrenalina -y quizá algo de conveniencia personal- terminó por controlarlos, y antes de que nadie pudiese hacer nada ambos padres estaban muertos en el suelo. Hechándose la culpa el uno al otro, los hermanos se separaron para siempre, llevándose a sus seguidores, instruyéndolos y alejándose cada vez más el uno del otro.

Muchos poderes perdieron con el tiempo al alimentarse de seres inferiores, y poco a poco cada uno tomó su rumbo, cambiando.

El primero aprendió a transportarse en los rayos de luna, mientras que el segundo descubrió facilidad por transformarse en noches de luna llena, limitándose sin darse cuenta hasta ya no serle posible cambiar a su forma animal sin la influencia del astro. El primero aprendió las artes de convertirse en murciélago y otros animales nocturnos, además del lobo heredado de su padre, mientras que el segundo fue sedentarizándose cada vez más en el animal adquirido genéticamente, rechazando gradualmente su influencia en los demás.

Así, poco a poco cada hermano acuñó su propio nombre, el nombre de su raza. A uno, lo llamaron Vampiro. Al otro, Licantropo u Hombre-Lobo.